Competencia para la desigualdad

Desde el mismo momento en que el presidente Zapatero anunció a comienzos de mayo que a partir de septiembre todo el alumnado de 5º de Primaria, 420.000 alumn@s en toda España, tendría un ordenador para sus estudios la ilusión de una nueva escuela llegó a todo ese alumnado y a buena parte del profesorado.

Efectivamente, estamos convencidos de que el plan para implantar en España la Escuela 2.0 es un principio de innovación, no sólo tecnológica sino principalmente didáctica, que, de aprovecharse debidamente, puede elevar la calidad y con ello mejorar los resultados escolares y la experiencia educativa en su conjunto.

Cuatro meses después del anuncio, contemplamos el panorama real de nuestras aulas de 5º de Primaria constatando la falta de esos ordenadores, equipamientos adicionales y formación del profesorado. Diría que estamos viviendo actualmente la Desilusión 2.0.

Se nos anuncia ahora que la ilusión deberá permanecer viva hasta el 10 de abril del año próximo.

Esto no es de recibo. Simplemente, el alumnado y el profesorado verán pasar el curso sin la escuela prometida.

Pero ya estamos transitando rápidamente de la desilusión a la incertidumbre. Y eso empeora bastante la situación. Ahora la cuestión pasa por que las diferentes comunidades autónomas firmen sus convenios con el Ministerio de Educación para el desarrollo del pan en los colegios de sus territorios. Y observamos con estupefacción que algunas administraciones autonómicas piensan en cambiar los planes y dotar de ordenadores al alumnado de Secundaria en lugar del de Primaria.

¿Por qué?

El plan de empezar por 5º de Primaria, desde mi punto de vista, es mucho más interesante que el de empezar en 1º de Secundaria. Dejando aparte ya el hecho de que empezar en 5º supone en la práctica empezar en 6º a causa de los retrasos, entiendo que ir desde abajo hacia arriba tiene mucho más sentido que proceder a la inversa. Igual que cuando se construye un edificio, los cimientos deben estar en la educación primaria para que los avances puedan contar con bases sólidas en las que apoyarse.

¿Por qué, entonces, alguna comunidad plantea una modificación tan sorprendente del plan? Ejemplo: “Madrid ha enviado una propuesta al ministerio con en la que reclaman una implantación progresiva del programa, cambiar los escolares de primaria por alumnos de secundaria y que se recabe la opinión de los profesores antes de empezar.

Digamos en este punto que Cataluña empezará el plan por la Secundaria, mal planteamiento a mi entender, pero ya lo habían anunciado hace meses basándose en que tenían un plan propio y anterior al anunciado por Zapatero. En este caso, no hay desilusión sobrevenida para el alumnado de 5º de Primaria sino una sensación de quedarse al margen de la calidad educativa con respecto a sus compañer@s del resto de España.

No se entiende que alguna comunidad propicie ahora la desilusión cambiando unos planes que deberían ser homogéneos en todo el estado español, basándose en sus competencias educativas.

La educación debe estar basada en la igualdad de oportunidades, en el fomento de la calidad de la enseñanza, independientemente del lugar geográfico en el que se ubique la escuela en la que se aprende.

¿Está interviniendo la política en la educación para crear desigualdades en lugar de eliminarlas? ¿Existen intereses políticos capaces de aprovecharse incluso de la educación?

Si existe un plan para mejorar la enseñanza en España, lo lógico y coherente será apoyarlo y potenciarlo desde cada autonomía haciendo el mejor uso de sus competencias. Utilizar las competencias para generar desilusión y desigualdad no es educativo, ni sensato, ni coherente, ni admisible. Y quien haga uso de la competencia para la desigualdad estará enseñando a todo ese alumnado desilusionado y decepcionado una novena competencia” que no está, ni estará nunca, entre las ocho que la escuela debe promover.

En el caso de Galicia, sin planes previos al oficial de la Escuela 2.0, con una implantación de las TIC absolutamente insignificante y a una enorme distancia de otras comunidades (Andalucía, Extremadura…), asistimos a la mayor de las desinformaciones. No parece que en Galicia haya planes de ningún tipo, pero sí da la impresión de que estará entre las últimas comunidades en firmar el convenio y que quizás exista la intención de hacer política con este tema y seguir los pasos de Madrid privando de los ordenadores al alumnado de Primaria.

Espero, sinceramente, que Galicia no ejerza la competencia para la desigualdad.

Finalmente, toda esta serie de despropósitos (anuncios con letra pequeña, retrasos, incertidumbres, desigualdades…) está contribuyendo muy poco al crédito de muchas autoridades educativas centrales y autonómicas. La Escuela 2.0 está iniciando un camino muy incierto y decepcionante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: